La ciencia en las estadísticas de bateo avanzadas.

Existen muchas maneras de evaluar lo que un jugador de beisbol puede lograr con su bate: desde las tradicionales estadísticas como Promedio de Bateo (BA), cantidad jonrones (HR), carreras impulsadas (RBI), pasando por el porcentaje de bateo (OBP), el slugging (SLG) o la combinación de ambos, el OPS, hasta otras más elaboradas como el WAR, la wOBA y el wRC+.

Todas ellas han tenido, tienen y seguirán teniendo su puesto en el análisis que se hace del desempeño de los bateadores en el beisbol. Sin embargo, todas ellas tienen una característica importante: son descriptivas, es decir, solo nos señalan lo que pasó y no aportan un semblante conciso de lo que pueda pasar en el futuro. Ojo, saber como se ha desempeñado un bateador nos puede abrir el panorama de lo que pudiese hacer en más adelante, pero no está esto sujeto a un rigor estadístico que lo sustente pues no es la función para la cual fueron diseñadas.

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto?

Por fortuna, hay vario tipos de categorías que, a la luz de los avances en la captación de lo que pasa en el juego, hemos ido descubriendo y utilizando para tratar de tener herramientas que más allá de la descripción sirvan para predecir desempeño. De la mano de Statcast, el masivo sistema de adquisición de datos de lo que pasa en el terreno de juego utilizado por MLB, se ha obtenido información increíble al lograr la medición de multiples aspectos de cada juego de pelota. Veamos ahora cuales de dichas mediciones y su aplicación nos ayudan en nuestra interrogante.

Hay que pegarle duro a la bola.

Para nadie es un secreto que una de las mejores maneras de asegurarse que tu batazo sea un imparable es darle lo más fuerte que puedas; esto es parte de la amplia sabiduría acumulada en todos los ámbitos en los que se juega al beisbol. Con la masificación de Statcast, y otros sistemas más sencillos pero de prestaciones similares, se logró con mejor precisión darle el valor apropiado a la magnitud de dichos batazos y no depender solamente de la subjetividad (sonido, “brinco” de la pelota desde el bate, etc) para poder compararlos y clasificarlos. Es así como se ha popularizado la Velocidad de Salida (EV, por sus siglas en inglés) del batazo.

Te Recomendamos Leer:  El Game Score como forma de medir si la salida de un pitcher fue buena

Así como es habitual desde hace muchos años saber la velocidad con la que un lanzador suelta la bola en su lanzamiento al home, hoy día es normal saber con qué velocidad también sale la pelota al ser conectada por cualquier bateador al ponerla en juego. La misma se mide también en millas por hora (mph) para ser consistentes.

A modo ilustrativo, estos fueron los batazos (y los bateadores que los dieron) más fuertemente conectados durante la temporada 2020 de MLB:

La gran mayoría de estos jugadores son, o han sido, considerados de gran desempeño en MLB y la magnitud de los batazos que lograron en 2020, cómo se ve en la tabla, habla muy bien de su capacidad de producir pelotazos con altas posibilidades de ser inatrapables. EV tiene además la particularidad que es una estadística con alta reiteración año con año, es decir, por lo general el bateador que golpea con fuerzas la pelota lo hace temporada tras temporada salvo lesión o temas propios del envejecimiento del pelotero, como se puede constatar en este artículo, agregando a lo mencionado sobre su valoración predictiva.

Una forma alternativa que nos permite agrupar y rankear a los bateadores es la de definir que porcentaje de sus batazos son golpeados de una manera que consideremos dura; para ello, el equipo de Stacast definió que toda aquella bola golpeada a 95 o más mph tenía esa característica y que si se calcula en proporción a los batazos puestos en juego (BBE), se puede obtener un porcentaje de Batazos golpeados duramente, Hard Hit rate o simplemente HH%. Veamos a los líderes allí, durante 2020:

Te Recomendamos Leer:  ¿Quien ha sido el mejor novato venezolano?

Podemos observar que algunos peloteros logran conectar de manera dura con más frecuencia que muchos otros, lo que les da ventaja en términos del aprovechamiento de cada turno al bate.

Entonces, ¿el conectar con frecuencia bolas a 95+ mph es garantía de éxito? Pues no necesariamente, pero es una puerta a ello. Sin embargo falta otra variable que tomar en cuenta: el ángulo de salida (LA, por las siglas en inglés de Launch Angle). Este, representa el ángulo vertical en el que la pelota abandona el bate de un jugador después de ser golpeada.

Dependiendo de la magnitud de este ángulo, las pelotas bateadas pueden ser:

  • Roletazo: menos de 10 grados.
  • Línea: 10-25 grados.
  • Elevado: 25-50 grados.
  • Elevado corto (pop up): más de 50 grados.
Imágen cortesía de MLB.com

La gran ventaja de saber los LA de los batazos de los jugadores es que nos permite conocer cuál es su tendencia con respecto al tipo de conexiones que hace, y por lo tanto no nos dejamos llevar solo por el porcentaje de batazos que golpea con fuerza (HH%) sino también si ellos están en el rango que da más posibilidades de éxito (líneas, elevados), ya que de nada vale golpear con mucha fuerza la bola si lo que se dan son solo roletazos.

Con base en las múltiples combinaciones de EV y LA, los analistas de Baseball Savant, encabezados por Tom Tango, definieron una categoría especial de batazos llamados Barrels (llamados así por ser esta la parte más gruesa del bate, con la que se conecta mejor): Es una clasificación que se asigna a los eventos de bateo cuyos tipos de batazos comparables (en términos de velocidad de salida y ángulo de salida) han llevado a un promedio de bateo mínimo de .500 y un porcentaje de slugging de 1.500 desde que se implementó Statcast en las Grandes Ligas en 2015.

Te Recomendamos Leer:  Un 2020 de 162 juegos. Parte II.

Es decir, los batazos mejor conectados.

La zona roja comprende las combinaciones de Velocidad y Ángulo de Salida que producen Barrels. (cortesía de MLB.com)

La ventaja de usar esta categoría es que, aun cuando solo cerca de 7% de los eventos de bateo – bolas en juego o BBE – son del tipo Barrel, se ha logrado correlacionar que aquellos bateadores que tienden a tener mejores porcentajes de esta estadística logran tener buenos desempeños año con año, cuando conectan la pelota. Esta última salvedad es importante de hacer pues de nada vale que puedas tener una excelente velocidad y ángulo de salida si no le puedes pegar consistentemente, como pasa con bateadores como Joey Gallo.

Sin embargo, para una buena parte de los bateadores, nos resulta muy útil conocer quiénes están conectando sólidamente la bola según esta clasificación, pues con ello tenemos una idea de su comportamiento posterior.

Para darnos una idea, los lideres en Barrel% durante la temporada 2020 (110 BBE min.):

Como puede ver, es una lista que reúne a los mejores bateadores de las Grandes Ligas, muchos consolidados y algunas estrellas recientes, pero también puede encontrar nombres menos usuales como Teoscar Hernández, Brandon Lowe, Brandon Belt, Nick Castellanos y Keston Hiura, a quiénes quizás quiera prestar atención con miras a la próxima temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *