De Jim Palmer a Pedro Martínez, un recorrido por las estadísticas para evaluar lanzadores (I)

Por: Carlos Marcano (@camarcano)

¿Cómo se define a un lanzador dominante, efectivo? ¿Cómo lo describimos?

Por mucho tiempo, la manera como se hacía esto era a través de estadísticas como el record de victorias y derrotas, los innings lanzados, la efectividad (ERA) o la cantidad de ponches y boletos. De esa manera, por ejemplo, se dirimían las discusiones que siempre han suscitado las comparaciones entre peloteros, en este caso, entre lanzadores.

Las limitaciones de dichas estadísticas llevaban muchas veces a conclusiones que, aunque bien intencionadas, no correspondían a una representación adecuada de la realidad. Utilicemos un ejemplo, veamos algunas estadísticas tradicionales de los siguientes lanzadores:

 WERA Juegos CompletosBlanqueos Ponches Boletos
Jugador A 268 2.862115322121311
Jugador B2192.9346173154760

Hay una muy significativa diferencia en la cantidad de victorias, juegos completos, blanqueos y una menor en la efectividad para el Jugador A, mientras que el Jugador B aventaja en ponches y boletos.

Tan recientemente como hace 15 años, en el 2005, cuando el premio Cy Young de la Liga Americana fue increíblemente para Bartolo Colón y no para Johan Santana por tener Colón más victorias que el venezolano (aún cuando en muchísimas otras estadísticas era aventajado), hubiese sido zanjada muy rápidamente la discusión sobre cuál era el mejor lanzador en favor del jugador A, pues se daba extremo valor a los “caballos” que ganaban y lanzaban mucho en cada salida.

En este caso, ambos lanzadores son miembros del Salón de la Fama de MLB, pero jugaron épocas distintas: el jugador B es el dominicano Pedro Martínez, quién tiene números que le apuntan con una de las mejores 20 carreras en la historia del beisbol, para lanzador alguno.

El jugador A es Jim Palmer, quién durante 19 años se labró una carrera en la que consistentemente fue el as de la rotación de los Orioles de Baltimore, ganando ocho veces 20 o más juegos por temporada, en ruta a sus 268 victorias; Pedro lo hizo solamente en 2 de sus 17 temporadas.

Te Recomendamos Leer:  Un 2020 de 162 juegos. Parte I.

Palmer, además, ganó el premio Cy Young al mejor lanzador de la Liga Americana tres veces, en los años 1973, 1975 y 1976. Pedro lo ganó en 1997, 1999 y 2000.

Aunque a primera vista pudiese parecer que ambos lanzadores están muy parejos en su carrera, la verdad es que disponemos de diversas herramientas de análisis que nos hacen entender que la carrera del dominicano fue ampliamente mejor que la de Palmer, sin demeritar la de este último, pero debemos reconocer que tuvo a su favor el enfoque tradicional con el que se evaluaba a los jugadores de su época.

Tomemos por ejemplo la temporada del Cy Young en 1973; los números de Palmer fueron los siguientes:

A todas luces una temporada excelente para el derecho neoyorquino, pero, ¿fue el mejor lanzador de ese año en su liga? Si le dijera que ese año hubo un par de lanzadores que fueron hasta más del doble de valiosos para su equipo que Palmer, ¿lo creería? Veamos sus números:

Tal vez el tener peor ERA y casi el doble de derrotas fueron mayoritariamente las razones por las que Ryan y en especial Blyleven fueron ignorados para ganar el Cy Young ese año, llegando Ryan segundo y Bert en el séptimo lugar.

Para contextualizar veamos lo siguiente: según WAR, ese año el mejor lanzador de la Liga Americana fue Blyleven con 10.8, seguido algo lejos por Ryan con 8.7; Palmer quedó en un distante undécimo lugar con 4.6. Esa temporada fue tan buena para Blyleven que es una de las mejores 35 de los últimos 70 años según esa estadística.

Ahora, ¿por qué esa diferencia tan abismal? Y, aún más importante, ¿en verdad Blyleven lanzó mejor que Palmer, aún cuando tuvo ese record poco llamativo de derrotas y peor ERA?

Te Recomendamos Leer:  Un 2020 de 162 juegos. Parte II.

Para entender la diferencia, debemos indagar un poco sobre la forma en que se formula el WAR. En este caso, estamos hablando concretamente del WAR utilizado por FanGraphs, valga la aclaratoria, pues existe otro ligeramente distinto usado por Baseball Reference.

Esta fórmula para calcular las Victorias Sobre Reemplazo, en vez de enfocarse en las carreras permitidas por el lanzador, toma varios otros aspectos siendo uno de las más importantes el Picheo Independiente del Fildeo, o FIP por sus siglas en inglés.

El FIP es una estadística que, así como la ERA, trata de calcular la efectividad del lanzador a la hora de prevenir carreras del contrario pero, y he aquí lo más importante, lo hace por una parte tratando de dejar a un lado los elementos del juego que no son directamente controlables por el lanzador, principalmente la defensa de su equipo, y por otro lado dándole prioridad en lo que sí puede el pitcher incidir como son los ponches, boletos, golpeados y jonrones. La formula luce de la siguiente manera:

FIP = ((13*HR)+(3*(BB+HBP))-(2*K))/IP + constante

La constante varía año con año para que FIP quede en escala similar a la ERA.

Enfocandonos en FIP:

El talento verdadero de un jugador se manifiesta en observar sus ponches, bases por bolas y jonrones especificamente

Tango Tiger, Departamento de Analítica de los Cachorros de Chicago.

Al estar en la misma escala que la ERA, se leen e interpretan de manera similar, es decir, mientras menor sea el FIP, mejor desempeño y a la inversa.

Te Recomendamos Leer:  El nivel más alto de un jugador (WAR5-WAR7)

Ese año, estos fueron los líderes en FIP:

Blyleven no solo fue mucho mejor que la mayoría (solo Ryan estuvo cerca) sino que su FIP fue alrededor de 45% mejor que el de Palmer (1.06 de diferencia); esto quiere decir que cuando Blyleven lanzaba, era mucho mejor evitando carreras cuando dependía solo de él.

Entonces, ¿por qué perdió tanto más Blyleven que Palmer? Una razón se debía a la siguiente gran ventaja que tuvo este último:

Los Orioles de Palmer estuvieron muy cerca del primer lugar a la mejor defensa de toda MLB en ese año al medirlo por la menor cantidad de errores, con 119, mientras que los Twins de Blyleven fueron décimos con 139. Eso puede darnos una idea, sin embargo hoy sabemos que los errores no cuentan toda la historia por lo que echaremos mano de una estadística defensiva llamada Zona Total – Total de carreras de fildeo (TZ, en inglés) definida como “la cantidad de carreras por encima o por debajo del promedio que valió el jugador (o en este caso un equipo) según la cantidad de jugadas realizadas”.

No es mi propósito extenderme en TZ, hay muy buena literatura sobre ella en la web, sin embargo al ver la clasificación de ese año bajo ese criterio tenemos lo siguiente:

No solo fueron los Orioles primeros y los Twins decimoquintos, sino que la diferencia entre ellos en TZ fue muy grande, 116 a -18. Sin duda, este fue un factor notable para que Blyleven tuviese tantas derrotas ese año al no contar, como si lo hizo Palmer, con una defensa sólida tras de el.

Adicionalmente, si revisamos las otras estadísticas de la tabla de Mejores Lanzadores 1973, podemos ver que Blyleven aventajó en todas y cada una de las mismas a Palmer, muchas veces de una manera bastante diferenciada.

Pero esas, y otras más, las revisaremos a fondo en la siguiente entrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *