El Game Score como forma de medir si la salida de un pitcher fue buena

Por: Antonio Jesús Torres (@ajtorresd).

¡En serie corta lo que cuenta es el pitcheo!, es una aseveración que todos los años se hace sobre todo antes de entrar a los playoffs.

Este año no es la excepción ¿Qué tan bueno es el staff de lanzadores de Tampa Bay Rays y de Dodgers de Los Angeles (en particular el abridor), que está en el clásico de octubre con respecto a lo que paso en la temporada regular y sobre todo comparado con otras Series Mundiales?, es una pregunta ha darle respuesta.

En la búsqueda de solución, decidimos salir de lo subjetivo pero, para alejarse de la subjetividad tuvimos que revisamos distintas estadísticas que pudiera ayudarnos a solventar la pregunta para escoger alguna; la efectividad (ERA) no nos pareció correcta, no permite ver si el out es realizado por el pitcher (ponche) o por la defensa (el resultado del pitcher varía mucho dado su defensa); Las victorias sobre el reemplazo (WAR) es un escenario demasiado teórico para lo que en hechos se quiere comprobar… después de un buen rato pensamos… ¿Por qué no el Game Score?.

El Game Score (GmSc) trata de responder a la pregunta ¿Que tan buena fue la salida de este pitcher?. Sus creadores y quienes la apoyan no se cierran a que esta fórmula necesariamente responde la pregunta de “manera definitiva”, pero se acerca bastante a la respuesta.

Bill James (creador de la formula), se percató era necesario ver que tan buena fue la salida de un jugador a través de asignarle algún puntaje y creó un sistema de puntos para cada evento que relacionado con el pitcher. Un pitcher que abre un juego se le asigna cincuenta puntos, si poncha un contrario se le suma un punto a los cincuenta con que inició, si le anotan una carrera pierde cuatro puntos, y así cada evento que sucede suma o resta.

Te Recomendamos Leer:  Omar Vízquel y los campocorto del Salón de la Fama
Kerry Wood tuvo una de las mejores salidas según Game Score. En esa oportunidad empato el record de MLB de 20 ponches en un partido.

Un ejemplo de cómo calcular el GmSc de un pitcher puede ser el siguiente; Kerry Wood el 6 de Mayo de 1998 realiza una anecdótica salida donde recibió un hit, no camino ningún bateador y ponchó a veinte bateadores. Por esta apertura Wood recibió 50 puntos, 27 por realizar veintisiete outs, 10 puntos por cinco innings lanzados después del cuarto, 20 puntos por los abanicados en el partido y solo se le restó 2 puntos por un hit que recibió. Todo esto da un total de 105 puntos, el más alto en la historia. Normalmente un Game Score no excede de 70.

El resultado anterior deriva de la fórmula original del Game Score que es la siguiente:

Game Score = 50 + Outs + 2*(innings lanzados después del 4to inning) + Strikeouts - Hits - 4*Carreras Limpias - 2*Carreras Sucias - Bases por Bolas

Más adelante, Bill James propuso Game Score Version 2.0 el cual es calculado de la siguiente manera:

GSv2 = Constante(50) + 2*Outs + total ponches - 2*Bases por Bolas - 2*Hits - 3*Carreras Permitidas - 6*HR

Considerando ambas fórmulas; si un pitcher lanzó 5 IP en los cuales obtuvo 4 hits, 1 carrera, 0 base o por bolas, y 7 ponches (no permitió jonrón). El lanzador con la formula tradicional obtuvo un GmSc de 62 y un GmSc de 62 con la versión 2.0 de la formula.

Te Recomendamos Leer:  ¿Porqué Bob Abreu fue infravalorado ?

Esta versión 2.0 es más sencilla de usar para aquellos que al tener solo los resultados de toda la campaña del pitcher, no tienen en cuantos partidos lanzó más de cuatro innings y/o es difícil discernir cuales carreras fueron sucias o limpias debido al mismo motivo.

Por lo anterior, para develar que tan bueno ha sido el pitcheo que llega a la Serie Mundial este año comparado con anteriores nos apoyaremos en la versión 2 del Game Score en las próximas entregas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *